El presentador acude a los juzgados para ponerle fin.